Centralita: (+34) 918 547 355

Infovest 24h: (+34) 606 376 024

detectives-economico-financiera

Es una situación frecuente en la actualidad que particulares o empresas no quieran hacer frente a sus obligaciones económicas alegando una circunstancia de insolvencia, incurriéndose en muchos casos en una insolvencia fingida provocada por un supuesto de alzamiento de bienes u otras causas. En Detectives INFOVEST le ayudamos a comprobar si su deudor realmente carece de recursos para afrontar sus pagos, o si se trata de un caso doloso de insolvencia fingida con el fin de no pagar a sus acreedores. Para ello, investigamos el patrimonio real de su deudor (persona física o jurídica), su participación en sociedades, herencias, comunidades de bienes, etc. para proporcionarle a usted una información completa, veraz y actualizada.


  • Insolvencia fingida.

  • Informes de solvencia:

    • - Solvencia patrimonial.

    • - Situación empresarial.

    • - Previo embargos y ejecutivos.

    • - Localización de bienes susceptibles previo embargo.

  • Localización:

    • - Localización de deudores.

    • - Localización de empresas.

    • - Localización de demandados.

    • - Localización física de bienes embargados.

  • Alzamiento de bienes.

  • Testaferros, administradores encubiertos, socios aparentes.

  • Quiebra fraudulenta, suspensión de pagos, concurso de acreedores.

  • Autofacturación.

  • Investigaciones registrales:

    • - Registro de la Propiedad.

    • - Registro Mercantil.

    • - Bienes muebles.

    • - Aeronaves y buques.

  • Sucesión de empresas, tramas societarias.


En Detectives Privados Madrid INFOVEST nos apasionan las investigaciones de empresa, es sin duda el terreno en el que con mayor comodidad nos movemos y en el que con mayor motivación nos adentramos para sacar a la luz, plasmar en nuestros informes de detective, ratificarlos delante del Juez, la realidad de una situación distinta en apariencia.


Y es que los casos de sucesión de empresas, a grosso modo, no es más que eso, una falsa apariencia, un fraude de Ley, porque detrás de cualquier sucesión societaria por lo general siempre hay una vulneración contractual, la intención de eludir y no cumplir con las obligaciones económicas contraídas tanto con acreedores privados como públicos, por lo que podemos establecer que el éxito de una sucesión empresarial constituye un fraude a toda la sociedad, pues todos nos vemos de un modo u otro afectados y perjudicados.


En su concepto más simple, podemos definir el supuesto de fraude en sucesión de empresas como el mero cambio de titularidad, el relevo de una persona jurídica por otra con el ánimo de, aparentando ser distintas y no guardar ninguna relación entre sí, continuar con las actividades de la cedente pero eludiendo las responsabilidades de ésta, de modo que si se evidenciara la concurrencia del tipo, supondría que la nueva empresa se vería subrogada en todas las obligaciones no afrontadas por la anterior a la que sucede, y por supuesto en las económicas, sin menoscabo alguno en cuanto a las laborales.


Cuando nos encontramos como detectives privados ante una investigación de sucesión societaria, hemos de tener en cuenta que para que un Juez o la propia Administración, aprecien y sentencien la concurrencia de un supuesto de sucesión de empresas, van a fundamentar la misma valorando cualitativa y cuantitativamente los siguientes aspectos:


  • Similitud en el objeto social real de ambas empresas, esto es, en sus actividades comerciales o industriales reales y/o prestación de servicios, sin solución de continuidad.
  • Coincidencia en el domicilio social o en el centro de actividad real de ambas empresas.
  • Todos o una parte estimada de los trabajadores de la empresa sucesora ya formaban parte de la empresa originaria.
  • Existencia de transmisión de elementos patrimoniales esenciales de una empresa a otra.
  • Continuidad en los clientes, valorando también la de proveedores.
  • La existencia o valoración de coincidencia entre su accionariado y órganos administrativos, terreno en el que suelen surgir los mayores problemas a la hora de investigar y valorar un supuesto de sucesión de empresas, pues es donde por lo general el defraudador aparenta desaparecer y simular una realidad distinta, colocando al frente de la nueva sociedad a un familiar o a un testaferro.

Ello nos lleva a concluir que en una investigación de sucesión fraudulenta de empresas, además de los actores, las empresas sucedida y sucesora, habremos de fijar nuestra atención en el domicilio social (por cuanto que se requiere que la actividad de la empresa no se vea interrumpida, aunque se produzca un cambio en el domicilio social de la sucesora, en algún momento ambas personas jurídicas han de coincidir bien en el nuevo domicilio, en Madrid o en donde sea, bien en el antiguo si no llega a establecerse ningún traslado), los trabajadores (suele darse el trasvase completo o incompleto de la plantilla de la empresa cedente, en especial de los trabajadores más cualificados, y no es extraño que surjan conflictos con los de mayor antigüedad, especialmente en oposición al establecimiento de nuevos contratos laborales en los que no se les reconozca su trayectoria en la empresa sucedida), los clientes (es el mayor valor de la sociedad antigua, y por ello la nueva empresa conserva íntegra la cartera de clientes), proveedores (es donde mayores cambios pueden detectarse, ya que suelen ser los principales perjudicados por impagos de la sucedida, y por ello, una excelente fuente de información), patrimonio (la nueva empresa suele conservar la maquinaria e instalaciones de mayor valor), acreedores, objeto social (que ha de ser coincidente en cuanto al real, tal vez no el aparente), Consejo de Administración y accionistas (es donde mayores cambios suelen aparentarse).